Disfunción orgásmica femenina o anorgasmia

anorgasmi_

01/07/2010 La anorgasmia femenina es la dificultad para alcanzar el orgasmo o la ausencia de este tras una fase de excitación normal, a pesar de que exista una estimulación que podría considerarse adecuada en intensidad, tipo y duración.

anorgasmi_

Antiguamente se utilizaba el término “frigidez” para denominar todos los trastornos sexuales de la mujer, desde la falta de orgasmo hasta la inhibición de la excitación sexual, pero dado lo impreciso del término y las connotaciones despectivas y peyorativas, se ha abandonado reemplazándolo por el de disfunción orgásmica o anorgasmia.

Se pueden considerar diferentes tipos de anorgasmia:

- Anorgasmia primaria, cuando la mujer nunca ha sentido un orgasmo por ningún medio de estimulación.

- Anorgasmia secundaria, cuando la mujer ha experimentado orgasmos con anterioridad, pero en la actualidad es incapaz de conseguirlo.

- Anorgasmia situacional, se refiere a aquellas mujeres que no consiguen llegar al orgasmo en determinadas situaciones o condiciones (por ejemplo pueden llegar al orgasmo mediante la masturbación pero no con las relaciones de pareja o pueden llegar al orgasmo con una pareja pero no con otra).

- Anorgasmia coital es cuando la mujer es incapaz de llegar al orgasmo durante la penetración, pero si lo consigue con otro tipo de actividad sexual como por ejemplo caricias o estimulación directa del clítoris.

Existen tres factores a tener en cuenta para que una mujer alcance el orgasmo durante el coito.

El primero es que la estimulación vaginal probablemente contribuye poco al reflejo orgásmico, siendo la estimulación del clítoris mucho más importante para este fin.

El segundo es que la intensidad de la estimulación del clítoris varía según la actividad sexual y el coito proporciona una estimulación del mismo tan suave que con frecuencia resulta insuficiente para alcanzar el orgasmo.

El tercero es que la cantidad de estimulación sexual necesaria para llegar al orgasmo es totalmente subjetiva, personal y está muchas veces relacionada con las circunstancias que rodean a la relación sexual.

La forma en que la propia mujer percibe la falta de orgasmos es determinante para que sea considerada un problema, ya que muchas veces está relacionada con una falta de estimulación adecuada (destreza y sensibilidad de la pareja), la fatiga física y las circunstancias de la actividad sexual (intimidad, oportunidad del momento, comodidad).

También hay que tener en cuenta que a veces se confunde la anorgasmia femenina con ciertos casos de eyaculación precoz de la pareja.

Causas

Orgánicas

La respuesta orgásmica femenina puede verse alterada por muchas enfermedades crónicas graves, entre ellas se encuentra la diabetes, trastornos neurológicos, alcoholismo, estados de carencia hormonal y trastornos pélvicos. También puede verse alterada por infecciones, traumatismos o desgarros de origen quirúrgico en la zona genital, así como por fármacos antihipertensivos, las drogas y estupefacientes y los tranquilizantes.

Psicológicas

Entre las causas psicosociales podemos encontrar una inadecuada educación sexual que favorece sentimientos de vergüenza o culpa respecto al propio placer, el desconocimiento de la respuesta sexual femenina, así como determinados aspectos culturales y creencias erróneas sobre el derecho a experimentar placer, que han llegado a negar que la mujer pudiera tener interés o deseos sexuales, supeditando su propio placer al de la pareja.

Entre los aspectos más personales se encuentra la ansiedad relacionada con la expectativa del orgasmo y la autovigilancia en las relaciones sexuales, teniendo en cuenta que al centrar la atención en el orgasmo e intentar controlarlo, en la mayoría de los casos lo único que se consigue es inhibir la propia respuesta sexual.

También pueden estar relacionados con el trastorno las actitudes negativas hacia el sexo, experiencias sexuales traumáticas y conflictos de pareja o falta de intimidad emocional.

Tratamiento

El abordaje terapéutico es diferente si la mujer no ha tenido nunca orgasmos o si los ha conseguido por estimulación alternativa al coito. Así como en función de los factores determinantes de la anorgasmia, si estos son orgánicos el tratamiento iría encaminado a solucionar el problema físico subyacente.

En las anorgasmias primarias el objetivo principal es ayudar a la mujer a que pueda tener su primer orgasmo para luego trasladar esa capacidad al contexto de la pareja.

En las anorgasmias secundarias iría más dirigido a las posibles causas del trastorno, ya sean orgánicas, problemas de pareja o trastornos psicológicos.

Entre las técnicas más empleadas se encuentran las del programa propuesto por Masters y Johnson que incluye:

- Motivar a la mujer para que explore su cuerpo, en especial explorando y estimulando de forma distendida sus órganos genitales.

- Afrontar la ansiedad ante el desempeño sexual y modificar la adopción de el “rol de espectador” poniendo especial atención en disminuir las presiones de la pareja encaminadas a la realización del coito.

- Facilitar la comunicación sexual de manera que la mujer pueda indicar a su pareja que tipo y foma de estimulación le resulta más placentera.

- Reducir las inhibiciones que limitan la capacidad de excitación o bloquean el orgasmo, para facilitar así el disfrute de las sensaciones sexuales y superar los miedos asociados a éstas (como a perder el control durante el orgasmo).

Redación Mujer ver más noticias

0 COMENTARIOS:

Dirección original de este contenido: 

http://mujer.orange.es/sexo/salud-sexual/disfuncion-orgasmica-femenina-o-anorgasmia.html

busca en mujer Orange