¡Baila, baila, baila sin parar!

¡Baila, baila, baila sin parar!

27/06/2012 Además de ser una terapia muy divertida y original, bailar es uno de los mejores ejercicios para mejorar tu forma física puesto que es muy completo y no te va a costar nada de esfuerzo llevarlo a cabo. El baile tiene innumerables beneficios y sin darnos cuenta, estamos eliminando toxinas y divirtiéndonos, al mismo tiempo. Pero no podemos olvidar que esta actividad mejora, además, el estado de nuestra mente por su poder relajante y desestresante.

Al bailar la actitud corporal mejora, pero también la mental. Estamos realizando una actividad con la que nos divertimos, disfrutamos y no nos cuesta esfuerzo llevarla acabo. Junto a esto desarrollamos los sentidos, nuestra forma de movernos e, incluso, la relación con los demás. Es otro modo de conocernos a nosotros mismos, de ver cómo reaccionamos con determinadas melodías y músicas.

Aspectos personales que mejora el baile

Bailar proporciona un estado de ánimo muy saludable, mejora las relaciones personales y ayuda a reactivar la autoestima. Proporciona, también, un empujón a la parte creativa de nuestra mente, nos hace ser más independientes, nos aleja de la indecisión, la depresión y la soledad. Una serie de inconvenientes que cualquier persona puede estar expuesta a sufrir.

Pero todavía se puede ir «más allá» con el baile: se pueden conseguir nuevos incentivos, volver a recuperar la confianza en uno mismo y tener el valor de ponernos a prueba en situaciones que nunca jamás habíamos imaginado vernos, en definitiva, crearnos nuevos intereses y aprender a comunicarnos de otra manera.

El baile afecta directamente a nuestras emociones. Es la mejor manera de levantar el ánimo, relajar tensiones y reducir el temido estrés por el que muchas personas pasan cada día. Lo que provoca es una canalización de la adrenalina. Es esa misma adrenalina la que tenemos cuando estamos enfadados, tristes o angustiados.

Para que sea una actividad eficaz y divertida, es aconsejable que escojas el tipo de baile que deseas según el estilo de música que más te gusta. De este modo te vas a dejar llevar más por las emociones y por lo que sientes escuchando esa música y expresándola en forma de movimientos.

La reacción de las personas según su edad

Desde que está en el vientre de su madre, es aconsejable que el bebé escuche música. A pesar de que todavía no ha nacido, sus sentidos son capaces de estimularse con la música que escuchan desde fuera. Pero no son sólo los niños los que necesitan escuchar música, también los menos jóvenes, las personas mayores.

El baile puede facilitar una sensación de juventud en las personas mayores, una manera de recordar que la edad no es un pretexto para poner una bonita canción y comenzar a mover el cuerpo. De este modo, consiguen relajarse y recuperar la alegría perdida y tener una regularidad que le permite olvidar las consecuencias del envejecimiento. La edad no es ninguna excusa.

A pesar de que es un «hobbie», es conveniente practicarlo con una cierta frecuencia. Puedes optar por tomar clases de baile. Además de llevar un ritmo adecuado, te podrán enseñar a desenvolverte mejor ante cualquier tipo de baile.

¡Suéltate el pelo!

El baile tiene muchas otras posibilidades. No tiene que estar centrado en una disciplina en concreto como el tango, la salsa o el flamenco. Hay muchas otras formas de expresarte con movimientos; en grupo, en pareja o en soledad. Es otro modo de disfrutar y, sobre todo, de relajarte y evadirte. Puedes intentarlo.

Sólo necesitas una habitación amplia, una música relajante y un poco de soledad para que puedas disfrutar mejor. El secreto está en cerrar los ojos y dejar que la música fluya por tu cuerpo. Son tan sólo 30 minutos en los que te tienes que dejar llevar completamente. Si te resulta difícil mantener los ojos cerrados, puedes utilizar un pañuelo o algo que te impida abrirlos.

Procura sentir cada movimiento y hacerlo tuyo. No intentes dibujar ningún paso de baile que ya conozcas. Eres sólo tú y tu cuerpo, sin nadie alrededor, sin nada que te moleste o te impida es pequeño espacio de libertad. No pienses en que te vas a desequilibrar o a caer, tu cuerpo sabe muy bien cómo reaccionar.

Lo que se pretende es conseguir que tu cuerpo se balancee al ritmo de la música y los pensamientos y las imágenes se escapen de tu mente y vayan apareciendo. Deja que los malos recuerdos y los momentos menos agradables se escapen. Con el tiempo verás que cada vez te cuesta menos llegar a ese estado de relajación y serenidad.

Ya ves, el baile no dejará impertérritos ninguno de tus sentidos y abrirá tu mente a las emociones que nunca habías imaginado. Con todo esto ya deberías estar pensando en ponerte un calzado cómodo para una larga sesión de baile y desenfreno al ritmo de la música que más te guste.

Redación Mujer ver más noticias

0 COMENTARIOS:

Dirección original de este contenido: 

http://mujer.orange.es/salud/cuerpo-y-mente/baila-baila-baila-sin-parar.html

busca en mujer Orange