Relaciones a distancia: ¿pueden llegar a funcionar?

relacdista_

17/05/2010 Hace aproximadamente diez años seguramente nunca llegarías a averiguarlo: tus posibilidades se reducían al chico con el que trabajabas o a tu vecino. Pero ahora, gracias a la búsqueda de pareja por Internet, se pueden encontrar posibles parejas en cualquier sitio y las relaciones a distancia son más frecuentes que antes.

El amor puede estar en cualquier parte

Por supuesto, nadie puede decir que las relaciones a distancia (o RD) sean fáciles. Hay que pasar por vuelos largos, viajes en coche, los efímeros fines de semana juntos y los largos períodos de tiempo entre éstos. Además, las RD pueden ser confusas. Parece que necesitan sus propias normas (la exclusividad y el compromiso aparecen mucho antes, así como las exigentes “charlas de pareja”). Aún así, hay muchas parejas que tienen relaciones satisfactorias y que acaban estando juntos para siempre. Si estás abierto a la posibilidad de una relación a distancia, aquí te damos algunos consejos para que acabéis “viviendo felices y comiendo perdices”.

Preguntaos: ¿estáis dispuestos a dejar vuestra ciudad? Sí, justo al principio sólo unas semanas después de empezar a salir juntos. Después de todo, si los dos contestáis “Ni hablar, jamás”, ¿para qué seguir? Te sugerimos un, “Oye, me gustas y no estoy diciendo que haya llegado el momento de irnos a vivir juntos. Está claro que estamos empezando. Pero me estaba preguntando si alguna vez te has planteado cambiar de ciudad”.

Negociar vuestras visitas… si queréis que dure vuestra RD es conveniente hablar claramente acerca de la frecuencia con la que os vais a ver. Primero, pensad en cuánto tiempo os gustaría pasar juntos si vivierais en el mismo sitio. Imaginaros que la distancia y la consiguiente limitación de tiempo y dinero no existen. ¿Os gustaría veros todos los fines de semana? ¿Una vez a la semana? (En este punto, puede que os deis cuenta de que si alguno de los dos es de esa clase de personas que necesita acurrucarse en el sofá con su pareja cinco noches a la semana, las RD no están hechas para vosotros). Ahora, volvamos a la respuesta y pongamos vuestras circunstancias en la ecuación para averiguar cuánto os podéis acercar a ese ideal sin arruinaros ni tener que pasar la mayor parte de vuestro tiempo en la carretera.

La siguiente pregunta es ¿Quién viaja y quién acoge? Un consejo sorprendente: no tenéis que dividir los viajes a partes iguales. Siempre que haya una buena razón, no hay problema en que una de las partes sea la que haga las visitas. Sugerimos una técnica de mediación para suavizar esta discusión: “Intenta ponerte en el lugar de la otra persona y escucha todos los motivos por los que cree que deberías ir tú a su casa”.

Entre los que pueden estar: normalmente yo trabajo los fines de semana; Soy estudiante y por lo tanto no tengo dinero para pagar el billete; Tengo un bebé y/o un gato necesitado; o incluso, podemos hacer muchas más cosas en mi ciudad que en la tuya. Una vez que tengáis todas las razones sobre la mesa los podéis ordenar según su importancia y decidir dónde ir cada vez.

Si las visitas suelen ser en casa de uno de los dos, podéis igualar el marcador de otra forma. Carla viajaba desde Oviedo hasta Cádiz para ver a su pareja porque él nunca había cogido un avión y no tenía ningunas ganas de hacerlo. Para compensar esos gastos él se hacía cargo del resto de pagos durante la visita.

Redación Mujer ver más noticias

1 COMENTARIOS:

  • jose dice:publicado: 12:44 27/08/2013

Estoy saliendo con una chica que vive a pocas horas de mi. Somos dos estudiantes y me gustaría ir a visitarla y que ella volviera al pueblo de vez en cuando. Por lo demás todo va perfecto porque hablamos todos los días. Pero queremos estar mas juntos lo que nos resulta una situación difícil.
reportar

Dirección original de este contenido: 

http://mujer.orange.es/relaciones/pareja/relaciones-distancia-pueden-llegar-funcionar.html

busca en mujer Orange