Aprende a teñir tu ropa

Aprende a teñir tu ropa

13/03/2013 ¿Cansada ya de tu ropa? Hay otras alternativas para no cambiarla y gastarte dinero en ir de compras. ¿Qué te parece si la tiñes de otro color? Fácil y mucho más barato, sin duda. Eso sí, tienes que saber cómo hacerlo para no estropearla. El proceso de teñir cualquier prenda no tiene vuelta atrás. Así que ya sabes, olvídate del color negro y trasforma tu propia ropa a tu imagen y semejanza.

Antes de comenzar con la «operación cambio absoluto», tienes que tener en cuenta unos conocimientos básicos para no meter la pata. Con la seda y la lana tienes que poner especial cuidado. Acuérdate de tenerlos menos tiempo metidos en el agua caliente. Son tejidos muy sensibles y un tinte podría dañarlos si no sabes tratarlos bien. Además, debes quitar todas las hebillas y botones metálicos que pueda tener la prenda.

Antes de pasar por este proceso, conviene decolorar antes. Así, los tonos quedarán más naturales y evitarás que el resultado de la mezcla de los mismos produzca un color que no te gusta.

Para quitar el color original a las prendas

1. Prepara un recipiente metálico e inoxidable con agua tibia y échale el decolorante. Remuévelo muy bien y después mete la ropa que desees teñir.
2. Pon el recipiente al fuego y déjalo hasta que rompa a hervir (una media hora). Mientras, dale vueltas con una cuchara de madera grande, constantemente.
3. Posteriormente deja que la ropa se vaya enfriando y lávala bien para después teñirla.

El primer paso ya está conseguido, ahora, prepárate para el cambio de color.

Cómo teñir la ropa

Tienes que tener claras varias cosas antes de iniciar el proceso. Existen diferentes tipos de tintes y diferentes maneras de usarlos: en agua fría, en agua caliente, a mano o en lavadora.


Normalmente la lavadora se utiliza para prendas muy grandes como sábanas, toallas, mantas, etc. Recuerda meterlas sin doblar y humedecerlas antes. La temperatura tiene que ser de unos 60º para que el color quede bien. Tienes que introducir el tinte y un kilo de sal, más o menos, entre las perforaciones del tambor. Pon la máquina en funcionamiento y, cuando acabe el programa, vuelve a ponerlo de nuevo pero esta vez con detergente, a la temperatura máxima que la ropa soporte y así saldrán los restos del producto tanto de la prenda como de la propia lavadora.

Tienes de agua caliente o fría. Los más utilizados son los de agua caliente. Se aplican con agua y sal diluida. Pon un recipiente con la mezcla del tinte y el agua al fuego. Sumerge la ropa y deja que el líquido empiece a hervir. Este procedimiento se usa para fibras naturales (algodón, hilo, seda,..) y nailon.

Si usas tintes de agua fría, tienes que disolver la pastilla o polvos en agua caliente (con la del grifo servirá). Luego añade el fijador del color y sal. Si la prenda es de lana, no utilices ni fijador ni sal, sino vinagre. Lee bien las instrucciones y déjalo reposar el tiempo que indique el prospecto.

Lo más natural para tu ropa

A pesar de que teñir la ropa produce un desgaste en los tejidos, tienes que saber que cada vez los tintes son menos agresivos. Lo que se ha pretendido es utilizar productos más naturales y menos nocivos. ¿Conoces el «garot»?
El «garot» es la ropa de trabajo tradicional que visten los isleños de Jeju. Su actividad diaria se basa en la agricultura, la pesca y la ganadería. Está hecha con tela de algodón que es teñida con jugo de caquis aún no maduros.

Con el interés creciente que hay en estos días en los teñidos naturales, mucha gente ha empezado a preferir la ropa teñida con ingredientes naturales, y como resultado de ello, el «garot» está consiguiendo un gran interés. Con un poco de paciencia, tu ropa tomará un color estupendo.

Para ello sólo necesitas tres ingredientes: tela de algodón, el zumo de caquis maduros, y la luz directa del sol.
1. Junta la prenda que desees teñir con el zumo de los caquis, que previamente has tenido que hacer con la licuadora o un mortero. Remueve bien para que el color quede uniforme.
2. Alisa las arrugas y coloca la ropa sobre un estante o un lugar plano y soleado para que se vaya secando. Ve dándole vuelta para que el color se desvanezca de forma progresiva.
3. Una vez que la tela esté completamente seca, lávala con agua una o dos veces al día y mantenla a la luz del sol. Repite el proceso durante siete días. El resultado final será un «garot» de color marrón rojizo tan rígido como si estuviera almidonado.

Ya ves, ahora puedes dar una vuelta a tu estilo por muy poco dinero y un poco de paciencia. Anímate a cambiar de color, pero sin arriesgar. Si consideras que la ropa es demasiado delicada, como ocurre con la lana o la seda, ponla en manos de un profesional y llévala a la tintorería.

Redación Mujer ver más noticias

2 COMENTARIOS:

  • angelica tituaña dice:publicado: 16:32 08/11/2013

donde puedo comprar el tinte en q parte
reportar

  • claudia dice:publicado: 22:19 16/07/2013

como teñir la tela suede? gracias...
reportar

Dirección original de este contenido: 

http://mujer.orange.es/moda/trucos/aprende-tenir-tu-ropa.html

busca en mujer Orange