Estilo victoriano, ser una mujer distinguida

13/03/2004 La moda termina teniendo un marcado carácter retroactivo. Es la típica «pescadilla que se muerde la cola», aunque con diferencias bastante claras que pasan por la sociedad y la cultura de cada país. ¿Quién se hubiera imaginado en pleno siglo XIX que esos vestidos iban a estar de moda en el 2004?

Tras varias décadas intentando romper con lo clásico, los mejores diseñadores de moda se pasan a un bando «conservador», muy femenino y sofisticado. Luis Vuitton, John Galliano, Miu Miu o, incluso, Dolce & Galbana han destapado la moda del siglo XIX dándole un aspecto más suave y moderado. Eso sí, nunca exento de sensualidad y detalles.

Conociendo un poco la época victoriana, podemos hacernos una idea de cómo eran los fondos de armario de aquellas rígidas mujeres que no permitían salir a la calle sin arreglarse de los pies a la cabeza.

Siempre un vestido

La prenda que marca estilo en esta tendencia es el vestido, normalmente acompañado de un velo que, en ocasiones, podía resultar muy incómodo. Ese salto en el tiempo ha traído con él un amplio colorido. Se acabaron esos vestidos negros, grises o marrones tan oscuros. Ahora la cuestión es nadar en un arco iris de tonalidades.
Por supuesto, el tipo de tejidos se ha adaptado a los tiempos actuales y lo que prima es la seda, el encaje o el guipur con un alto nivel de calidad que acaban transformándose en tules y gasas con una caída espectacular.

Los patrones nacen con formas abombadas para ampliar los volúmenes en las mangas y los vuelos de las faldas. Toda una evolución hacia una mujer más urbana y exigente. Los escotes se abren paso atravesando los rígidos corsés que tan bien dibujan las caderas.

Y como marca registrada, las transparencias que pueden ir acompañadas de cintas, encajes y bordados. Gasas asimétricas que se enfundan en delicadas faldas y blusas muy sueltas que se podrían conjuntar perfectamente con un bonito pantalón vaquero y una chaqueta entallada. ¡Increíblemente irresistibles!

El complemento perfecto

Un estupendo complemento podría ajustarnos a la perfección al clásico estilo victoriano del siglo XIX. El cinturón-fajín alto se entalla en la cintura y dibuja una figura más esbelta. En ocasiones se utilizan los pañuelos largos atados con un nudo o lazo hacia un costado. Puede ser una idea divertida y distinguida.

Existen otros complementos como son las flores en forma de gargantilla o las horquillas con pequeñas piedras brillantes para decorar un bonito recogido. La tendencia victoriana puede llevar consigo un camino abierto a lo religioso, como colgantes de crucifijos o imágenes de una persona querida. Piezas realizadas en oro, plata, diamante o azabache.

Zapatos de tacón alto para una noche especial o mocasines con punta cuadrada para llevar por el día con un bonito bolso de mano a juego. ¡Vas a ser la sofisticación personificada!

Redación Mujer ver más noticias

0 COMENTARIOS:

Dirección original de este contenido: 

http://mujer.orange.es/moda/tendencias/estilo-victoriano-ser-una-mujer-distinguida.html

busca en mujer Orange