Eliminar la carcoma

08/01/2010 Este insecto no nos quiere abandonar: no sólo está en los bosques, sino que también se ha instalado en nuestras casas. Bien sabe que el paso del tiempo hace que las piezas no sólo estén más valoradas, también la madera más blanda y rica. Pero hay formas de eliminarlo.

El carcoma común


Su imagen es curiosa ya que pocas veces lo relacionamos con el gusano que se come nuestros muebles. Marrón oscuro, de unos 4 milímetros.

Un animal adulto está en su apogeo entre los meses de primavera y verano, que es cuando las larvas salen de los muebles y se dedican al bello arte de la procreación, poniendo huevos a diestro y siniestro, mesas, puertas, cajas, ménsulas... aquí no se libra nadie ya que pone como unos 100 huevos en el periodo de un mes, que es lo que vive como ser adulto.

Cómo detectar muebles infectados

Una vez que encontramos el primer agujerito en la madera, empezamos a ser conscientes de lo que se puede avecinar.

No es por aquí por donde ha entrado el bicho, por aquí seguramente ha salido después de vivir sin pagar alquiler en este caliente espacio, durante un periodo que puede llegar a varios años.


Es difícil acabar con esta plaga, ya que si bien los muebles de una casa pueden estar regularmente tratados, cualquier otro objeto de madera puede tener estos inquilinos.


Suelos, guarda persianas, vigas, escaleras comunes, los desvanes... Si encuentras un mueble infectado es probable que haya más objetos en la casa susceptibles de ser infectados también. En nuestra mano está proteger las piezas con cariño, de una manera sencilla y no muy costosa.

La desinfección

Hay una serie de productos de venta en droguerías y de bajo precio que son familias de los antiguos platos de humo, producidos por los azufres, en las casas de nuestras abuelas, sólo que éstos son de mayor efecto y menor riesgo para la salud. Lo bueno es que con ellos te tienes que coger unos días de vacaciones.

Para las piezas de madera de gran tamaño, y que además son difíciles de mover incluso dentro de la casa, es recomendable agruparlos en una sola habitación sin poner en peligro al resto de los habitantes, sellando bien este espacio. Así, aprovechamos y metemos todo lo que hasta allí se pueda llevar.


Otro método es por congelación. Pero de nada sirve meter la preciosa caja de música en el congelador y esperar a que estas larvas se nos mueran de frío, antes cogerán una pulmonía, pero nada más. Si en ocasiones la madera es fina, mueren las larvas pero no los huevos...

Hay empresas que sí se dedican a este método, pero tienen congeladores de tipo industrial, esto quiere decir que congelan rápidamente y a muy bajas temperaturas. No suele ser caro, pero sube un poco el traslado de las piezas. Hay empresas de congelación alimentaria que, a veces, cuando no trabajan en lo suyo, tienen este servicio al público.

Trucos caseros

Otro modo “casero“ y asequible. Primero, hay que buscar plásticos suficientes para envolver la pieza, y crear un hermetismo que hará que no evapore el gasoil. El gasoil de tipo agrícola es el más asequible. Si la pieza es pequeña y tenemos un lugar ventilado la podemos sumergir.

Los que viven en pueblos lo tienen más fácil, pero si vives en una ciudad, en un edificio con un pequeño balcón, también. Podemos impregnar la pieza con el gasoil, mejor la metemos en la gran bolsa (podemos hacer una gigante con varias), y dentro de ella intentamos empapar la madera, por supuesto después de quitar todo tipo de telas y cartones.


Cuando nos parezca que esta bien empapada, lo cerramos procurando que quede lo más hermético posible. De este modo lo podemos dejar el tiempo que deseemos, sin prisa; después de 24 horas los gases han entrado por todos los poros y morirá cualquier bicho viviente que se encuentre dentro. Cada tres horas darle la vuelta a la bolsa, así se repartirá mejor, además el gasoil es un producto que nutre la madera y deja en ella una impregnación que la protegerá para mucho tiempo.

Lo malo de este truco es el olor, pero después de sacar el mueble al aire, éste va perdiendo lo peor del gasoil, según el clima, en una semana ya casi no huele. Cuidado con las humedades nocturnas, si las hay, debemos meter la pieza en un sitio resguardado.

Para finalizar, le daremos una buena lijada fina, y un encerado con cera natural, que deja ese toque a casa antigua especial. En el mercado podemos encontrar ceras, incluso con olores especiales.

Redación Mujer ver más noticias

0 COMENTARIOS:

Dirección original de este contenido: 

http://mujer.orange.es/hogar/decoracion/eliminar-carcoma.html

busca en mujer Orange