Fabrica tu compresor de aire

12/03/2002 Si pensamos en cambiar el viejo frigorífico no deseches ni una sola pieza, seguro que podrás utilizarlas y transformarlas en nuevos aparatos útiles para algún momento. Por eso en esta ficha te proponemos como transformar el compresor del frigorífico en un compresor de aire que podemos utilizar para pintar a pistola, inflar ruedas o utilizarlo con cualquier otro aerógrafo.

Todos los trucos para tu hogar

HERRAMIENTAS:
Cortatubos / taladro / Corona dentada / Brocas para metal / Llave inglesa / Destornillador.

MATERIALES:
Filtro de aire / Electrovalvula / 2 Tes de 90º / Válvula de retención /
Válvula de seguridad / Presostato  / Filtro de aire comprimido con aceite / Manoreductor / Válvula de cierre / Válvula para drenaje / Depósito / Caja de conexiones del compresor / Goma de presión /
Compresor frigorífico.

Paso 1
Soltamos los tornillos que sujetan el compresor al frigorífico. Con un cortatubos o una sierra para metal seccionamos los dos tubos que se unen al compresor a unos 10 o 12 cm de éste. No debemos doblar demasiado los extremos de los tubos que quedan unidos al compresor ya que podrían romperse y es aquí donde tendremos que unir la goma de salida del aire y el filtro.

Paso 2
El aceite lubricante que tiene el compresor puede dañar al bobinado del motor; por esta razón debemos cambiarlo por un aceite de compresores limpio. Lo hacemos colocando el compresor tumbado sobre un recipiente para que el aceite salga por uno de los tubos cortados. La misma cantidad de aceite que se haya sacado será la que debemos agregar. Podemos hacerlo inyectando con una jeringuilla.
Paso 3
Para el depósito podemos utilizar un extintor o cualquier otro instrumento, siempre que sepamos con certeza la presión que puede admitir para no tener ningún accidente.

Paso 4
Nos aseguramos de que el extintor está vacío y desenroscamos el mecanismo de vaciado, que es donde lleva la maneta, manómetro y boquilla.

Paso 5
Hacemos dos agujeros en la parte superior del extintor y otro en la parte inferior comenzando con una broca para metal pequeña (unos 4mm) y agrandamos hasta el diámetro del machón o manguito que vayamos a conectar, todo dependerá de los accesorios de que dispongamos. Para fijar los accesorios al extintor y que aguante la presión del interior del depósito, tenemos varias opciones:
-La primera consistiría en soldar el manguito o machón al extintor.
-Otra manera es hacer rosca con un macho en el extintor y aquí roscar el machón.
En cualquiera de los dos casos es aconsejable tapar bien la junta con un cordón de sellador epoxi y en las conexiones roscadas utilizar cinta de teflón.

Paso 6
Donde estaba conectada la maneta de vaciado del extintor colocamos una Te de 90º y al costado de ésta, el presostato. Éste está compuesto por un fuelle que es activado por la presión del depósito y actúa sobre un conmutador. Su misión es decir al compresor a qué presiones debe arrancar y a cuáles parar. Podemos regular este mecanismo por medio de unos tornillos que llevan las presiones de salto y parada.

Paso 7
En la parte superior de la Te colocamos una válvula de seguridad. Ésta saltará cuando la presión del depósito supere los límites que tenga establecidos la válvula (están regulados por la fábrica y no podemos cambiarlos). Por esta razón el presostato debe estar regulado con una presión de paro de no más de 0,5 bar por debajo de la que tenga la válvula de seguridad.

Paso 8
Sobre uno de los dos agujeros superiores conectamos la válvula de retención procurando que la flecha que lleva marcada apunte hacia el interior del extintor. Su finalidad es que, cuando el compresor esté en parada, el aire del interior del depósito no regrese de nuevo hacia el compresor.

Paso 9
En el otro extremo de la válvula de retención colocamos la otra Te de 90º. En una de las bocas de la Te colocamos una goma de presión para conectarla al tubo del compresor por el que sale aire. Antes debemos haber comprobado cuál de los dos tubos es.

Paso 10
En la boca que nos queda libre de la Te conectamos la electroválvula (podemos utilizar la de una lavadora que aguanta hasta 10 bar) Su cometido es muy sencillo: cuando el presostato detecta que el depósito está lleno, salta y activa la electroválvula. Esto es para aliviar la presión que queda entre la válvula de retención y el compresor. Si no la pusiéramos, el compresor no sería capaz de arrancar de nuevo después de una parada.

Paso 11
En el tubo de entrada de aire al compresor colocamos un filtro para que no entren impurezas que puedan dañar el motor. Para éste podemos utilizar cualquier cosa que filtre, desde un filtro para motos a uno de mascara antigás. Lo principal a tener en cuenta es que cuanto más superficie tenga el filtro, menos trabajo tendrá el compresor para absorber el aire.

Paso 12
Conectamos en el agujero que nos queda libre en la parte superior del extintor el filtro de aire comprimido y, seguido a éste, el manoreductor. El filtro recoge las pequeñas partículas que pueda llevar el aire y las deposita en el vaso que lleva abajo. Debemos llenar el vaso con aceite hasta la marca.

Paso 13
El manoreductor se conecta después del filtro y con él regulamos la presión de salida del aire deseada. Podemos ver la presión en el manómetro. El manoreductor lleva, además del filtro, un vaso aunque no se utiliza para recoger el agua que se produce en el aire por la descompresión. Después de éste no olvides colocar una válvula de cierre.

Paso 14
En el agujero que hicimos en el fondo del extintor ponemos una simple válvula para drenar el agua que se acumula en el depósito.

Paso 15
Para terminar, cableamos según el esquema. Las conexiones de los cables que tengamos que hacer serán dentro de la caja del compresor siempre que nos quede sitio.

Redación Mujer ver más noticias

0 COMENTARIOS:

Dirección original de este contenido: 

http://mujer.orange.es/hogar/bricolaje/fabrica-tu-compresor-aire.html

busca en mujer Orange