Llega el momento: los síntomas del parto

04/01/2010 A pesar de los avances científicos en el área de la obstetricia, se desconoce cuáles son los mecanismos concretos que desencadenan el parto.

Algunas teorías defienden que la dilatación del útero está motivada por los cambios hormonales de la madre, pero otras afirman que el propio feto ocasiona determinadas reacciones bioquímicas que provocan el inicio del parto.

Sea cuál sea el mecanismo, lo cierto es que es un proceso natural que avisa con suficiente tiempo. No es frecuente que el parto se inicie sin avisar. En el mejor de los casos, si eres primeriza tendrás tiempo suficiente para llegar al hospital relajadamente. Las situaciones de carreras en el ascensor o en los taxi pertenecen casi en exclusiva a la cinematografía. la realidad es que hay muchas probabilidades de que sea un proceso lento.

Algunas señales te alertarán varios días antes de que nazca tu bebé. Son los primeros síntomas, y reconocerlos te ayudará a enfrentar ese momento con tranquilidad.

Primeras molestias
Para que el bebé pueda salir al exterior debe "abrirse" el útero cerrado y aislado del mundo exterior durante los nueve meses que ha permanecido dentro. Par conseguirlo, el cuello uterino se dilatará hasta conseguir un espacio suficientemente amplio para que pueda descender el bebé.

Antes de que se inicie el periodo de dilatación aparecen determinadas señales que te pondrán sobreaviso, pero es importante que sepas que cada parto es diferente y que estos signos pueden variar en cada mujer.

Hacia la semana 36 sentirás bastantes molestias: una desagradable sensación en el pubis, retortijones acompañados del endurecimiento del abdomen y dificultad para respirar. Son trastornos normales ocasionados, entre otras razones, porque el útero alcanza en el último mes su altura máxima y presiona el estómago y los pulmones.

Uno de los primeros síntomas de que el parto está cerca es que, de pronto, la respiración se hace menos dificultosa y la tripa desciende llamativamente. El bebé ya se ha encajado en el canal del parto y el útero deja de presionar el diafragma.

Contracciones
Por las mismas fechas se agudiza una sensación que posiblemente hayas sentido desde hace meses: el endurecimiento de la tripa durante unos segundos. Son contracciones, pero aún no son las de parto, y se distinguen de estas porque no son regulares y tampoco muy dolorosas. Puedes sentirlas desde el octavo mes de gestación y, sobre todo, por la noche.

Se conocen como contracciones de Braxton Hicks en honor del médico que las describió por primera vez, y aparecen al final del embarazo, cuando el organismo deja de producir progesterona (una hormona que entre otras funciones se ocupa de que el cuello del útero no se dilate) y aumenta la producción de oxitocina, otra hormona que se ocupa de lo contrario, de activar las contracciones que favorecerán el parto.

Movimientos fetales
A medida que se acerca el momento del nacimiento el bebé se mueve mucho menos. Hasta ahora, ha estado flotando a sus anchas porque disponía de mucho espacio y del suficiente líquido amniótico para amortiguar sus movimientos. A partir del último mes sus patadas serán mucho menos intensas. Ya está encajado en la posición de salida y no tiene tanto espacio donde moverse.

Expulsión del tampón mucoso
Durante nueve meses el bebé ha permanecido dentro del útero protegido y aislado del exterior gracias a una sustancia viscosa cuyo principal función es la de impedir que se introduzcan los agentes infecciosos que podrían afectar al bebé.

Cuando desparece este tapón mucoso, es posible que el parto se produzca pronto, aunque no de forma inminente, sí que debes estar alerta pues tal vez sólo se trate de unas horas, aunque en algunos casos pueden transcurrir varios días.

Muchas mujeres no se dan cuenta de que han perdido el tapón porque lo confunden con el aumento de flujo característico de las últimas semanas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que suele ser más viscoso y, en ocasiones, va acompañado de algunas vetas de sangre.

Romper aguas
La rotura de la bolsa del líquido amniótico es un síntoma claro de que el parto será inminente. Cuando esto ocurra, debes ir al hospital ya que los más probable es que el parto se inicie en las próximas 12 o 24 horas. Si no ha sido así, es posible que induzcan el parto para evitar una infección.

No hay ninguna duda sobre el momento en que se ha roto aguas: comenzarás a perder líquido, poco a poco o en grandes cantidades, pero siempre de una manera anormal. Lo distinguirás de la orina porque el olor es muy distinto (es más dulzón) y la cantidad mucho mayor.

No debe preocuparte que la rotura de la bolsa de aguas cause una pequeña "inundación" en el lugar más inoportuno (en el trabajo, en el autobús ...) rara vez cae en cantidades tan grandes a no ser que estés tumbada. Mientras que permanezcas de pie, la cabeza del bebé cierra la salida del cuello del útero e impide que el líquido salga a borbotones.

En el momento que notes algo anormal, es conveniente que observes el color del líquido que expulsas.

- Si tiene un tono pajizo y algo sanguinolento, no debes alarmarte pues seguramente también habrás expulsado el tapón mucoso.
- Si es incoloro o blanquecino, podrás dirigirte tranquilamente al hospital ya que no hay indicios de que exista algún problema fetal
- Si el tono es marrón, verdoso o negruzco, acude lo más rápido posible a la clínica ya que casi seguro que el bebé esté sufriendo.

Ingreso
En la maternidad, lo primero que harán será verificar si estás o no de parto mediante una exploración vaginal. Es posible y bastante frecuente, que acudas convencida de que está de parto pero la matrona o el ginecólogo te recomienden marchara casa y esperar unas horas (o unos días). En esos casos debes aceptar la opinión del médico y estar atenta a los movimientos del bebé: si dejaras de sentirlo durante varias horas no dudes en volver al hospital aunque no tengas ningún síntoma de parto.Pero si se ha iniciado el proceso de dilatación te ingresarán. Y no te preocupes, esta estancia en el hospital tiene un final feliz.

Redación Mujer ver más noticias

1 COMENTARIOS:

  • Experiencia de un parto sin do dice:publicado: 05:02 04/10/2013

Me cuenta mi hermana que durante el parto las contracciones son regulares, generalmente cada 5 minutos o menos. Duran entre 30 y 70 segundos. Con el paso del tiempo, se hacen más cercanas. usó un método de parto sin dolor, es funcional y se los comparto para que lo vean, está en http://www.remediemos.com/salud09.htm ahí explican la técnica, espero ayude, chao.

Dirección original de este contenido: 

http://mujer.orange.es/familia/parto/llega-momento-sintomas-del-parto.html

busca en mujer Orange