La madurez en la adolescencia

19/10/2009 La adolescencia es un periodo de cambios que se suceden muy rápidamente y que desde un punto de vista físico están encaminados a poner en marcha la capacidad de reproducción. Estos cambios van acompañados de una maduración en el aspecto cognitivo y psicosocial que a veces provoca situaciones difíciles para los padres.

Rebeldes, contestatarios, activos y a veces demasiado vagos, preocupados por las cosas más dispares o cultivando un perfecto “pasotismo”. Son algunos de los rasgos de los adolescentes, repetidos de generación en generación.

Su personalidad cambia porque también evolucionan psicológica y emocionalmente. Y estos cambios no son iguales a lo largo de los períodos de la adolescencia..

Periodos de la adolescencia

Adolescencia temprana (10-13 años)

El pensamiento aún se plantea con fines muy inmediatos, no tiene demasiada capacidad de análisis y eso se traduce en que aún no se inicia la separación de los padres. Aunque haya una actitud rebelde, no se llega a producir un distanciamiento interno.
En esta etapa tienden a tener amigos del mismo sexo y se da mucho valor al grupo y muy poco a la pareja.
Son frecuentes las manifestaciones de mal genio, rabietas, muchas veces dirigidas a los padres.

Adolescencia media (14-16 años)

La separación de la familia es más evidente. Los amigos son más selectivos y ya se inician las actividades en pareja.
Comienzan a desarrollar el pensamiento abstracto, por lo que necesita constantemente conocer diversas alternativas y diferentes puntos de vista.
La excesiva preocupación por los cambios que están sintiendo da paso a una atención especial a las relaciones personales.

En la adolescencia tardía (17-19 años) aparecen las relaciones de pareja estables, a veces incluso con contacto sexual. La capacidad de abstraer permite planificar el estudio, el trabajo o la vida de pareja.

La relación con la familia vuelve a ser más tranquila y la actitud hacia los padres es menos crítica y beligerante.
En ocasiones aparece la “identidad negativa”: el adolescente se opone a los valores familiares y por eso explora ideas y actitudes diferentes.

Difíciles de convencer
Uno de los cambios más importantes es la aparición del pensamiento abstracto. A esta edad adquieren la posibilidad de establecer un razonamiento basado en hipótesis y probabilidades. ¿Qué provoca este cambio? Pues que será necesario argumentar más para convencerles. Dejan de aceptar los puntos de vista de los demás sin cuestionarlos. Por eso, ya no vale un “lo digo yo porque soy tu padre y basta”.

En busca de identidad
La formación de la identidad se caracteriza por la falta de control de los impulsos y por el planteamiento de objetivos a veces irrealizables o, al menos, muy difíciles de conseguir. Desea ser astronautas, o arqueólogos para descubrir nuevas civilizaciones... y creen que, en realidad, no es difícil.

También aparece una especie de sentimiento de vulnerabilidad (“a mi no me va a pasa nada”) que provoca en demasiadas ocasiones una falta de conciencia de peligro.

Y como denominador común, una preocupación excesiva por el físico y la moda que les hace consumir todo tipo de información u objetos imprescindibles para estar al día.

Redación Mujer ver más noticias

0 COMENTARIOS:

Dirección original de este contenido: 

http://mujer.orange.es/familia/adolescentes/la-madurez-en-adolescencia.html

busca en mujer Orange